¿Cómo recuperar el ritmo de Running después de las fiestas navideñas?

Las fechas navideñas, se relacionan a épocas de reunión con la familia, de descanso, de regalos y sobre todo de comer una serie de alimentos que en exceso no son buenos para nuestro organismo.

Todos sabemos que después de las navidades los gimnasios están llenan de gente, o ahora que está de moda el Running es posible que veamos a mucha gente practicándolo.

Es interesante saber que tanto para las personas que ya practicaban algún deporte y que hicieron el parón de navidad; como para los recién iniciados, los comienzos para empezar cualquier actividad es más dificultoso, más aún después de haberse tomado un descanso por vacaciones y mucho más si antes no se practicaba ningún tipo deporte.

Por ello, hay que tener en cuenta desde un primer momento cómo se va a realizar, tener ilusión, fuerza de voluntad y por muy difícil que sea el reto, sobre todo al principio que es cuando más cuesta y más esfuerzo requiere, ser constante y no rendirse.

 

Hagamos Running

Antes de nada hay que marcar una serie de metas u objetivos, donde nuestro trabajo esté enfocado a conseguir esas marcas propuestas, esto será un plus de motivación que a la larga nos ayudará bastante.

Por ejemplo si tu objetivo deportivo es correr una maratón, hay que tener en cuenta que el tiempo de preparación y dedicación va a ser mucho más prolongado que si tu objetivo es correr una carrera popular o simplemente bajar una serie de kilos demás que se adquieren después de las vacaciones.

Después de tener una idea clara hasta donde vamos a llegar, hay que valorar el tiempo que esto nos puede llevar y si estamos preparados mentalmente para llevarlo a cabo. Desde el primer día tendremos que marcar un ritmo que nos ayude a mejorar, evitar sobrecargas y lesiones que puedan dificultar nuestra progresión y que ayude a mejorar nuestra condición física.

Si acabas de empezar a correr lo más importante es que poco a poco vayas ganando resistencia aeróbica y fortalecimiento de la musculatura del aparato respiratorio, esto se consigue trotando o corriendo a un ritmo lento, veremos que poco a poco y de manera progresiva podremos hacer sesiones de carrera más largas.

El ritmo lento, suele ser de unos 10 kilómetros por hora, es decir, llevando este ritmo puedes mantener una conversación de forma cómoda con tu compañero o compañera si corres acompañado o acompañada. Con el paso del tiempo, observarás que tu cuerpo se va adaptando y podrás realizar entrenamientos con mayor ritmo y tiempo más prolongado.

Consejos a la hora de hacer Running

  • El ritmo que debes de llevar tiene que ser cómodo para ti, la mejor recomendación es que, en los primeros días vayas lo más pausado posible y a partir de ahí se vaya aumentando el ritmo. Intenta no acabar los entrenamientos demasiado sofocado, porque significara que aún no estás preparado o preparada para ello por lo que puedes correr riesgo de lesión.
  • Es importante que realices estiramientos después de correr. Si no puedes realizarlos después del ejercicio, es posible hacerlos a lo largo de todo el día. Pero es muy importante que los hagas, esto evitará futuras lesiones.
  • Evitar en medida de lo posible futuras lesiones, ¿cómo se consigue?, es bastante sencillo:
    • Haz estiramientos después de haber realizado el ejercicio.
    • Entrena lento, sin demasiada intensidad.
    • Muy importante el calzado que elijas.
    • Cuida tus hábitos alimenticios.
  • La dieta es parte fundamental, ya que previene de lesiones y ayuda a nuestro cuerpo a estar en las mejores condiciones posibles.
  • Hay que elegir bien nuestra ropa de Running que sea cómoda y que nos ayude a realizar el ejercicio físico sin ningún tipo de problemas, que no nos dificulte a la hora de llevarlo a cabo. La elección de un buen calzado deportivo es lo básico.