¿Cómo elijo un buen gimnasio?

 

Gym

Mucha gente piensa que la “operación bikini” debe comenzar un par de meses antes de la llegada del verano. Pero, lo cierto, es que no es así. Para conseguir un cuerpo delgado y tonificado, que puedas lucir en la playa o la piscina, es necesario darle tiempo. Con un buen programa de entrenamiento, podrás empezar a conseguir ese cuerpo en un par de meses. Y qué mejor forma de hacerlo que con una tabla hecha por un profesional. La pregunta es, si este programa lo hace un entrenador de gimnasio, ¿Qué gimnasio elijo?

Por lo general, solemos tender a buscar uno con muchas máquinas distintas y muy bien equipado, barato, cercano y que ofrezca ciertos servicios exclusivos. Pero, este gimnasio no tiene que ser, necesariamente, la mejor opción para conseguir los resultados adecuados.

A la hora de escoger, no puedes saber cómo serán tus entrenamientos. Pero sí puedes orientarte sobre cómo podrían ser. Para ello, debemos fijarnos en tres factores: cantidad de clientes, material y acondicionamiento.

Cantidad de clientes

Se suele pensar que un gimnasio con muchos clientes es el acertado. Si va tanta gente, ¿por qué no va a ser bueno? Y, efectivamente, puede ser un gran gimnasio pero, con tanta gente, puede entorpecerse tu rutina de entrenamiento.

Uno de los principales problemas es el tiempo de descanso. No es adecuado que sea ni muy extenso ni muy corto. En el primer caso, debido a que las máquinas estuviesen ocupadas, podríamos pensar que necesitamos un cambio de rutina porque no sientes cansancio o llevar un ritmo que luego no podrías mantener. En el caso contrario, si es escaso, podríamos pensar que no somos capaces de seguir el ritmo o, incluso, lesionarnos.

Por otro lado, existen estudios que dicen que los niveles de testosterona empiezan a disminuir a la hora de entrenamiento. Por lo que una duración excesiva, puede provocar una respuesta hormonal inadecuada. Otra de las razones, naturalmente, es nuestro tiempo. No podemos estar todo el día en el gimnasio.

Aparte de ver variado tu tiempo por tener que compartir material, también podríamos que tener que modificar el orden de los ejercicios. Los grupos de músculos deben ejercitarse en un orden concreto para conseguir resultados y, una vez más, evitar lesiones. Un grupo de músculos complementario a otro necesita de descanso para ejercitarse correctamente. Esto sería el caso de dorsales-pecho o tríceps-bíceps.

Material

Lo primero que hacemos al buscar gimnasio es observar el material. Es importante que haya suficientes máquinas y pesos y que sean de buena calidad. Los responsables del gimnasio buscan gimnasios que llamen la atención del cliente para, evidentemente, conseguir socios. Para ello, buscan material con un atractivo visual. Al ver una máquina con un look más agresivo, estos socios podrían pensar que no sabrían utilizarla y necesitarían la explicación de un entrenador, lo que significaría más personal. Si, por el contrario, la máquina es amigable, la gente la usará sin preguntar cómo funciona. En muchos catálogos, encontramos la misma máquina en distintos colores, con distintos logos o con diferentes tapizados y formas de los asientos.

Pero recuerda, una máquina bonita puede no ser efectiva. Así que debes saber el tipo de entrenamiento que quieres realizar.

Acondicionamiento

Lo principal para conseguir resultados en un gimnasio es, naturalmente, asistir al gimnasio. Es por esta razón por la que debemos buscar un gimnasio limpio y cómodo, en el que puedas relajarte después de tu sesión de entrenamiento, así como accesible y, naturalmente, cercano. ¿De qué sirve un gimnasio entero para ti con las máquinas más efectivas si no acudes? Efectivamente, de nada.

En resumen, para elegir un buen gimnasio y lucir forma física, sigue estas indicaciones y recuerda que también puedes tener tu gimnasio en casa.