AMMDesde hace siglos, el hombre ha buscado encontrar el equilibrio entre cuerpo y mente. Una de las principales vías para conseguir este fin son las AMM, más comúnmente conocidas como Artes Marciales Mixtas o, simplemente Artes Marciales. Pero, ¿qué son las AMM?

Las AMM son un deporte de combate nacido en la década de los 90 que buscaba un luchador completo, ya que, anteriormente, los luchadores se especializaban en golpes, proyecciones e inmovilizaciones. De esta forma, las AMM forman un luchador que sea capaz de reaccionar ante cualquier tipo de ataque.

Últimamente, muchos centros de fitness están introduciendo estas actividades en su programación y adaptándolas para conseguir un resultado físico similar al de un profesional pero con menor dedicación. Algunas de estas actividades son:

  • Body Combat: aunque el nombre pueda variar dependiendo del centro de impartición, esta actividad mezcla movimientos de AMM con una coreografía musical. No necesita contacto ni una técnica de golpeo depurada, por lo que es ideal para perder peso de forma divertida.

  • Kick Boxing: deporte de contacto que mezcla boxeo con golpes con el tren inferior. En los centros de fitness suele estar enfocado a mejorar la condición física y la técnica. Existen variantes que incluyen o limitan contactos con ciertas partes del cuerpo, como codos y rodillas, o que mezclan movimientos más llamativos.

  • Defensa personal: actividad en la que se enseñan técnicas para escapar de agarres, estrangulaciones o situaciones comprometidas. Se utilizan llaves y luxaciones en las que se recomienda empezar mejorando la técnica para proseguir con la fuerza.

  • AMM: conocida como la base de las Artes Marciales Mixtas y no como una derivación como sí lo son las anteriores. Incorpora todo tipo de golpes y técnicas, aunque en los centros está enfocado a la mejora de la condición física. Existen múltiples técnicas de golpeo, llaves y técnicas de suelo, por lo que es recomendable haber practicado otro arte marcial antes y tener una condición física media.

Como se observa, son muchas las prácticas relacionadas con las AMM pero, indistintamente de si eres niño o adulto, hombre o mujer, ¿qué beneficios aporta? Lo cierto es que son muchos y muy útiles en la vida cotidiana.

  • Actividad física: la falta de actividad y el sedentarismo provocan depresión y permiten la aparición de enfermedades por lo que practicar un deporte o actividad motivan a aumentar la actividad física y evitar este tipo de problemas.

  • Socialización: como en cualquier actividad de grupo y en la mayoría de los deportes, conocer gente similar en gustos aumenta la confianza.

  • Seguridad: aumentar en conocimientos y técnicas, el reconocimiento de un buen trabajo y el ascenso deportivo en el arte hacen que la persona gane en seguridad y aumente su autoestima.

  • Disciplina: las artes marciales ponen énfasis en el respeto y la constancia, ya sea desde llevar un uniforme pulcro hasta el respeto por los contrincantes. Por esta razón, los luchadores se vuelven más disciplinados.

  • Autocontrol: aunque mucha gente piense lo contrario, las artes marciales están enfocadas en evitar conflictos y en utilizar la vía de la pelea como última alternativa.

  • Perseverancia: en muchas ocasiones, los movimientos son difíciles y requieren constancia, por lo que la perseverancia se vuelve un hábito y se desarrolla tolerancia a la frustración.

  • Espiritualidad: la mayoría de las artes marciales provienen de oriente y, debido a la cultura, la espiritualidad tiene una gran implicación. Las artes marciales buscan estar en armonía con uno mismo, con el otro y con la naturaleza por lo que se puede fortalecer el espíritu a través de estos deportes.

Por tanto, si eres de los que piensa Mens Sana in Corpore Sanok, atrévete a probar las artes marciales y obtén los beneficios que te harán ser mejor persona.